Proceso de producción de tuberías PEX

Las tuberías de PEX (polietileno reticulado) son una opción popular en sistemas de plomería, calefacción y refrigeración debido a su flexibilidad, durabilidad y resistencia a daños químicos y físicos. El proceso de producción de tuberías PEX implica múltiples pasos, incluida la extrusión de materias primas, reticulación e inspección final.
Haga clic aquí para ver el catálogo de productos y muestras.

Proceso de producción
Los componentes principales de las tuberías PEX son la materia prima de polietileno de alta densidad (HDPE), el peróxido y un agente reticulante. La materia prima de HDPE se funde y se mezcla con el agente reticulante y peróxido, y luego se extruye en tubos de distintos tamaños. La mezcla se somete a temperaturas típicamente en el rango de 200-240°C, para unir las cadenas de polímero y crear una estructura fuerte.

El proceso de reticulación es crucial para otorgar a las tuberías PEX sus propiedades únicas, que incluyen resistencia a altas temperaturas y presión. La reticulación se produce cuando el peróxido y el agente reticulante reaccionan con el HDPE, formando una red tridimensional de cadenas moleculares que es altamente resistente a la deformación y al daño químico.

Una vez reticulados los tubos, se enfrían y se cortan al tamaño adecuado. La inspección final implica comprobar las tuberías en busca de defectos como grietas, agujeros o deformaciones. Cualquier defecto encontrado se marca y los tubos se reparan o rechazan.

En general, el proceso de producción de tuberías PEX es muy eficiente y da como resultado un producto duradero, flexible y resistente que se utiliza ampliamente en una variedad de aplicaciones, incluidos sistemas de plomería, calefacción y refrigeración.

Haga clic aquí para contactarnos para obtener más información sobre el producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra